La Universidad de Navarra realiza el primer implante de células madre en España

La Universidad de Navarra realiza el primer implante de células madre en España

18:29 16 agosto en Filosofía y Ciencia

La Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra ha realizado la primera cirugía de regeneración cardíaca, mediante la implantación en el corazón de células madre de músculo del propio paciente.

Implantación de las células por los doctores Jesús Herreros y Gregorio Rábago

La Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra realiza el primer implante de células madre en España para regenerar un corazón infartado. Cada año en España 100.000 personas sufren un infarto de miocardio.

La Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra ha realizado la primera cirugía de regeneración cardíaca, mediante la implantación en el corazón de células madre de músculo del propio paciente. La técnica, denominada cardiomioplastia celular, consiste en el cultivo de células madre obtenidas a partir de una biopsia de músculo del paciente y que una vez implantadas en el músculo cardíaco, consiguen reparar y rehabilitar la región muerta como consecuencia del infarto. En el proceso intervinieron más de 30 especialistas de los departamentos de Cardiología, Cirugía Cardiovascular, Terapia Celular, Medicina Nuclear, Radiología, Anestesia, Anatomía Patológica y Enfermería Especializada.

“El paciente al que se le ha aplicado la técnica es un varón de 70 años que había sufrido varios infartos agudos de miocardio. Como consecuencia, la cara inferior del ventrículo izquierdo se había convertido en tejido fibrótico, sin músculo viable”, explica el Dr. Jesús Herreros, director del servicio de Cirugía Cardiovascular de la Clínica Universitaria. “La evolución del paciente -añade el Dr. Herreros- ha sido muy favorable ya que a las 24 horas abandonó la Unidad de Cuidados Intensivos y fue trasladado a la planta de Cardiología. Todas sus funciones hemodinámicas son normales”.

El infarto agudo de miocardio produce muerte celular. Si bien se forman otras células en el corazón, éstas pierden su función. “Hasta ahora, las opciones terapéuticas para estos pacientes incluían el trasplante y otros métodos quirúrgicos agresivos. Este nuevo procedimiento puede permitir, en el futuro, reparar muchos corazones empleando tejido propio del paciente, sin posibilidades de sufrir un rechazo agudo y con un coste menor que el trasplante”, asegura el Dr. Herreros. Por el momento, los estudios experimentales han demostrado que esta técnica mejora la función sistólica del ventrículo izquierdo (contracción), con la rehabilitación de las zonas que habían quedado inactivadas por el infarto. Asimismo, mejora la función diastólica por aumento de la elasticidad e incrementa el grosor de la región del infarto, reduciendo el riesgo de formación de aneurismas.

Según el Dr. Joaquín Barba, director del departamento de Cardiología de la Clínica Universitaria de Navarra, “250 personas de cada 100.000 sufren un infarto de miocardio al año en España. Esta técnica se podría aplicar en muchos de estos pacientes que han tenido un infarto y necesitan procedimientos de revascularización. En este sentido, y aunque de momento esta técnica se realiza en combinación con la cirugía, en un futuro muy próximo podrá llevarse a cabo simultáneamente con técnicas intervencionistas e incluso a largo plazo por vía endovenosa o sistémica”.

Procedimiento

El proceso de regeneración se inició con una biopsia de 3 cm cúbicos del músculo vasto externo de la extremidad inferior derecha. Después de un proceso de selección y purificación, se procedió al cultivo de las células madre obtenidas del músculo durante tres semanas, hasta obtenerse mas de 200 millones de células. Posteriormente, se inyectaron en la cara inferior del ventrículo izquierdo.

“El cultivo celular se realiza en unas condiciones especiales, con las que se consigue que las células madre obtenidas del músculo proliferen para posteriormente implantarse en el tejido muerto del corazón donde finalmente se diferencian en células musculares regenerando el músculo cardíaco”, explica el Dr. Felipe Prósper consultor del Servicio de Hematología y responsable del Laboratorio de Biología Celular de la Clínica Universitaria.

La Clínica Universitaria de Navarra ha incorporado diversas modificaciones de la técnica de cultivo. Ha sido el primer caso del mundo en utilizar un medio de cultivo propio del paciente. “De esta forma evitamos cualquier posibilidad de contaminación o transmisión de enfermedades. Por otro lado, hemos desarrollado un sistema de selección de células de estirpe muscular con el que se consiguen una mayor pureza. Hasta ahora otros estudios trabajaban con purezas de entre un 50 y un 60%. En nuestros ensayos hemos obtenido de manera permanente mioblastos con una pureza superior al 85%”, asegura el Dr. Prósper.

Indicaciones

La cardiomioplastia celular está indicada en pacientes con historia de infarto agudo de miocardio que ha dejado como secuela una cicatriz sin músculo viable. Si es posible, se asocia revascularización coronaria por vía percutánea o bypass aortocoronario. Así, al beneficio obtenido por la revascularización se asocia la regeneración y rehabilitación de las zonas inactivadas del músculo cardíaco (consecuencia del infarto agudo de miocardio).

Según el Dr. Herreros, “aunque pensamos que el mayor beneficio se va a obtener con la técnica quirúrgica, con el Dr. Juan Carlos Chachques, especialista del Hospital Broussais-Georges Pompidou de París y pionero en esta técnica, hemos diseñado un catéter de mayor precisión para la implantación de las células a través de técnicas de cardiología intervencionista. De esta forma, la cardiomioplastia celular se puede asociar a angioplastia coronaria o bien repetir la implantación de células para complementar la implantación quirúrgica”.

La investigación sobre esta técnica se inició en 1996. El primer caso clínico se realizó en París en junio del 2000 y desde entonces se han tratado cerca de 20 pacientes en el mundo, repartidos entre Francia, Japón, Holanda, Alemania, Italia, USA y Argentina. “La Clínica Universitaria ha incorporado la cardiomioplastia gracias a la disponibilidad de los mejores recursos humanos y materiales en cirugía cardiovascular y terapia celular, así como por la estrecha cooperación científica con el Dr. Chachques y con la Dra. Catherine Verfaille, de la Universidad de Minnesota, pionera en el estudio de las células madre multipotenciales de médula ósea”, aseguran los Dres. Herreros y Prósper.

En la actualidad, la investigación clínica de la Clínica Universitaria se centra en coordinar la participación en el ensayo de cardiomioplastia celular de los siguientes centros hospitalarios: Hospital Juan Canalejo de la Coruña, Hospital Clínico Universitario de Salamanca, Hospital Gregorio Marañón de Madrid y Hospital Marqués de Valdecilla de Santander. Asimismo se están desarrollando nuevos protocolos de utilización de células madre obtenidas de médula ósea para su posible aplicación en terapia regenerativa cardíaca.

ESPECIALISTAS QUE HAN PARTICIPADO:

  • Anestesia: Dra. Mª Josefa Iribarren
  • Anatomía Patológica: Dr. Ángel Panizo y Dr. Javier Pardo
  • Cardiología: Dr. Eduardo Alegría, Dr. Joaquín Barba, Dr. Juan Cosín, Dr. Javier Díez y Dra. Alicia Maceira
  • Cirugía Cardiovascular: Dr. Jesús Herreros y Dr. Gregorio Rábago
  • Área de Terapia Celular: Dra. Ana Pérez, Dr. Felipe Prósper, Dra. Milagros Hernández, Dra. Susana Inogés, Dr. Javier Pérez Calvo, Dr. José Rifón, Dr. Salvador Martín Algarra y Dr. Eduardo Rocha
  • Medicina Nuclear: Dr. José Richter y Dra. María José García Velloso
  • Radiología: Dr. Jesús Pueyo y Dr. Ignacio Bilbao

Fuente: www.unav.es